Llega el verano y el inicio de vacaciones estudiantiles para los chicos de la Sierra y el Oriente ecuatorianos y con ello los planes para realizar actividades de aventura.

Y es que, en Ecuador, con elevaciones que alcanzan hasta los 6.268 msnm, se vive con intensidad la Temporada de Montañas. Una variedad de modalidades de aventura se puede practicar entre las cumbres y senderos de la Cordillera de los Andes.

Frente a la gama de posibilidades que ofrece la Cordillera, es necesario tomar en cuenta algunas recomendaciones para aclimatarse adecuadamente y garantizar una experiencia segura.

Cada año, entre junio y agosto, los aficionados del montañismo encuentran en las elevaciones del país el escenario perfecto para vivir experiencias de altura. Las nieves del Chimborazo, el Cotopaxi, el Cayambe o el Sangay resaltan a lo largo de la serranía, invitando a los viajeros a explorarlas. Antes de recorrerlas es importante realizar una aclimatación previa, a fin de prevenir el mal de altura, también conocido como Soroche.

Esta condición se presenta como un malestar físico que se origina por la falta de adaptación del organismo a alturas superiores a 2 500 msnm. Debido a la menor presión atmosférica, la concentración de oxígeno en el aire disminuye, por lo que el cuerpo debe realizar un esfuerzo mayor para transportar el oxígeno necesario hacia los distintos tejidos del cuerpo, ocasionando dolor de cabeza, náuseas, dificultad para respirar, tos, presión en el pecho, mareo, agitación, vómito o diarrea.

 Recomendaciones:

  • Empiece practicando actividades de media montaña. El liniza Norte, Sincholagua, Rucu Pichincha, Imbabura, Rumiñahui o FuyaFuya son lugares ideales.
  • Infórmese sobre la altura del lugar al que piensa ascender y analice si cuenta con las condiciones físicas necesarias.
  • Mantenga una alimentación equilibrada y evite el consumo de cigarrillos, alcohol o bebidas energizantes.
  • Durante el ascenso a cumbres de alta montaña, tome bebidas calientes azucaradas.
  • Camine a su ritmo, no se sobre esfuerce.
  • Si presenta síntomas de mal de altura disminuya el ritmo, ingiera carbohidratos, frutas, cereales o chocolate e hidrátese.
  • Si los síntomas se mantienen es recomendable detener el ascenso y volver al refugio.
  • No se recomienda exponerse a las alturas a quienes sufren de enfermedades crónicas cardíacas o pulmonares, presión alta o anemia. Tampoco es adecuado exponer a niños menores de cuatro años.

Siga estas recomendaciones y adáptese con anticipación a las condiciones geográficas de cada lugar. Ecuador lo espera con una gran diversidad de destinos para disfrutar emocionantes aventuras.

Fuente: www.turismo.gob.ec

Anunciate Aquí
Anunciate Aquí
Anunciate Aquí
Anunciate Aquí
Anunciate Aquí
Anunciate Aquí